Proyecto cocinas solares

En la mayor parte de la población rural de las localidades de paso del Rally Dakar por Bolivia, se usan hornos tradicionales con el consumo de GLP o leña para cocinar. Pero la obtención de GLP a menudo es muy difícil y de alto costo para estas familias, por la falta de transporte e inaccesibilidad a sus comunidades. Por otro lado el recojo de la leña les toma mucho tiempo, que de otro modo podría ser invertido en otras actividades más productivas. Ambos tipos de combustible son muy contaminantes por las emisiones de altas cantidades de GEI.

Con la construcción de los hornos solares, las familias pueden aprovechar la energía renovable del sol para cocinar sin ningún costo. Asimismo, los hornos solares permiten cocinar de manera más saludable, reducen el riesgo de accidentes con los niños y mitigan los impactos en la salud por respirar el aire contaminado por el humo.

La Asociación Inti Illimani, con base en La Paz, viene implementando un proyecto de hornos solares en el Altiplano desde 2003, logrando la instalación de más de 4.000 hornos y buenos resultados con respecto a la aceptación de la tecnología por parte de las familias participantes. Consecuentemente, recibieron demandas de comunidades de los Yungas para adquirir hornos, por lo cual deciden ampliar sus actividades a esta zona.

El paquete tecnológico de materiales, capacitación, construcción y seguimiento cuesta alrededor de USD250 por horno, un monto normalmente inasequible para las familias rurales.

El aporte de las organizaciones/empresas para compensar su Huella de Carbono podría permitir reducir este costo hasta en 80%, permitiendo que las familias puedan acceder a esta tecnología y cuenten con la posibilidad de poder cocinar de una manera más saludable, disminuyendo el riesgo de accidentes en los niños y la mitigación de los impactos en la salud por respirar el aire contaminado, además de la reducción de la deforestación para la obtención de leña en la región.

Este mecanismo se implementó en una primera instancia (2014) con la instalación de 60 cocinas solares en las comunidades de Colchani y Totora K. En una segunda instancia (2015) se instalaron 76 cocinas en las comunidades de Totora K y Sivingani.

Cada cocina instalada representan la reducción de 2 ton CO2e a lo largo de un año, y en función a su vida útil, 10 años, se esperan una reducción de 20 ton CO2e. La instalación de estas cocinas ha neutralizado el 10% de la huella en 2014 y el 8% de la huella en 2015, del Rally Dakar en su paso por Bolivia en estos años.

  compensacion1

compensacion2
     
  compensacion2

sivingani